Sofás de piel

Sofás de piel

El sofá no es sólo un elemento de descanso, además es un mueble de gran presencia y significación en el hogar. Por ello, además de unas exigencias de confort y comodidad, debe satisfacer unas expectativas de diseño, calidad y distinción. Al adquirir un sofá tapizado en piel, está invirtiendo en un mueble de alta gama, calidad y de larga duración.

La piel es un material genuino pero no, por ello, más delicada o endeble que cualquier otro tejido. El seguimiento de simples consejos en su cuidado garantiza un mantenimiento duradero de los sofás tapizados en piel.

1- Garantía de 5 Años en sofás de piel.

Dentro de nuestra política de calidad en el servicio y atención al cliente, Sofassinfin ha incorporado un nuevo servicio postventa consistente en un Programa de protección de la piel, ofreciendo al consumidor final una cobertura de asistencia técnica total, con hasta cinco (5) años de duración en sofás de piel de la marca Losbu.

2- Tipos de piel tapicería.

Piel anilina*. Solo el 5% de las pieles son seleccionadas para este nivel de calidad: Nivel máximo de calidad. Piel Plena Flor* (no corregida) tintada solo con anilinas naturales. Tintado individual y tacto sedoso y suave. Dibujo muy marcado y profundo.

Piel semi-anilina. Solo el 15% de las pieles son utilizadas para este nivel de calidad: Piel Plena Flor ( piel que no ha sido corregida ) tintada con anilina y ligeramente recubiertas con acabado.

Piel corregida. Son el 80% de las pieles utilizadas para tapicería: Recomendable para familias con niños o uso exhaustivo. Corregida en superficie por huellas o defectos, dibujo más uniforme y menos marcado. Menor coste y gran resistencia.

(* Anilina: tinte o colorante).

3- Cuidados de la piel.

Eliminar el polvo con regularidad, con un trapo suave y liso o con un aspirador. Es recomendable, dos o tres veces al año, pasar un paño ligeramente humedecido en agua por la superficie de la piel formando círculos y sin presionar.

4- Precauciones.

Para la limpieza de la piel, no utilice productos que contengan disolventes, alcohol o acetona. No realice la limpieza con vapor de agua, lejía, productos aerosoles, clorados o con amoniaco, abrillantador de muebles, vinagre o los llamados "limpia hogar" o "multiusos", ni cualquier otro tipo de sustancia uímica sobre la piel.

Tampoco se debe aplicar grasa de caballo, crema hidratante, abrillantador de zapatos o aceite. Existen productos de limpieza expresamente indicados para el cuidado y limpieza de la piel, así como cremas de conservación de aplicación periódica. Consulte en nuestro establecimiento para más información sobre los kit de limpieza y conservación específicos para la piel.

Evitar acercar fuentes de calor como aparatos calefactores o salidas de aire caliente.

Evitar la luz solar directa para prevenir su decoloración y deterioro.

5- Manchas de líquidos.

Las pieles de nuestros sofás han sido tratados para ser impermeables a los líquidos, pero en caso de vertido de los mismos sobre la piel, es recomendable recogerlos con un paño absorbente, sin frotar. Si hubiera quedado mancha, limpie la piel con una esponja o un paño humedecido con agua tibia y jabón neutro, aclarando después con un paño húmedo y secándolo a continuación.

6- Manchas grasas.

En caso de que cayera algún tipo de grasa como mantequillas, aceite, etc. eliminar bien el exceso con un trapo limpio y seco. Es posible que quede una mancha que se disipará sola en un corto periodo de tiempo. No aplicar agua para intentar limpiar este tipo de mancha, ya que la misma se extendería más.

7- Manchas de tinta.

Para eliminar manchas de bolígrafo, existe un borrador específico. Consulte en nuestro establecimiento.