Sofás de tela

Sofás de tela

En el momento de comprar un sofá, la elección del material es primordial para su conservación futura.

Tecnología AquaClean

A la hora de elegir una tela para nuestros sofás, sillones o butacas, aparte del diseño y color, es si son lavables. Las telas de tapicería de la marca Visual y algunas de Rustika están fabricadas con un sistema de protección de los tejidos que los hace resistentes a cualquier mancha, conocida como la Tecnología AquaClean. Esta tecnología es un tratamiento que permite que se limpien las manchas simplemente utilizando un poco de agua.

Catálogos AquaClean

¡Telas que se limpian sólo con agua!. Disponible en las colecciones de Rustika y Visual Textures.

Catálogo Rustika      Catálogo Visual Textures   

1- Conoce los tejidos.

Los textiles son duraderos, cómodos y fáciles de conservar. Pueden satisfacer las necesidades de todas las personas en todo momento. Las fibras son la base de la industria textil y existen dos clases fundamentales: las naturales, donde hace acto de presencia el hilado, y las artificiales. Es por ello que, para analizar una tela, es conveniente analizar su fibra o su tejido.

2- Tejidos naturales.

Lana. La finura y rizado de la lana determina ampliamente su apariencia, conservación del calor, tacto y elasticidad. Entre sus ventajas destaca que es un excelente aislante térmico, su gran poder absorbente y su capacidad de recuperación. En cuanto a los inconvenientes, hay que señalar que tiende a apelmazarse, se encoge si se lava a demasiada temperatura y se deforma si se seca colgada.

Seda. Se trata de un hilo fino, brillante y continuo que se extrae del capullo del gusano de seda. Es fuerte, ligero, de tacto agradable y fija bien los colores, pero es delicado al roce y al sudor.

Algodón. Su calidad depende de su finura, pureza, brillo y en especial de la longitud de la fibra. Es fresco, flexible, no acumula electricidad estática, tienen una alta resistencia al rasgado y al roce, gran poder absorbente y no se apelmaza. Tiende a arrugarse.

Lino. Son fibras obtenidas del tallo de las plantas de la cuales coge su nombre. Se debe lavar siempre a mano, es fresco y agradable al tacto y resiste bien la suciedad, pero tiene una fuerte tendencia a arrugarse sin un tratamiento especial.

3- Tejidos sintéticos.

Son aquellos que se obtienen por la polimerización de sustancias no existentes en la naturaleza. Son sensibles al calor las fibras químicas sintéticas, deben ser lavados con agua tibia y planchados al vapor. Son muy resistentes, se arrugan muy poco y fijan muy bien los colores. Las fibras sintéticas pueden ser mezcladas con fibras naturales, lo que hace que tengan mayor resistencia y durabilidad sin perder las características naturales (aspecto, tacto, etc.). Las fibras sintéticas más utilizadas son el acrílico, la lycra, las poliamidas (nylon y poliamidas), el poliuretano y el poliéster.

4- Como cuidar un sofá de tela.

La mayoría de las telas que ofrecen los fabricantes de tapicería, al menos dentro de un nivel de calidad de producto medio, se pueden lavar en la lavadora, no obstante en el muestrario del que usted escoja su tela siempre pone las características concretas del producto.

Es aconsejable que la tela que usted elija tenga tratamiento antimanchas, ya que le da la seguridad de poder limpiar cualquier mancha. En caso de no traer este tratamiento de fabrica, también hay empresas que pueden ir a su casa y darle in situ este tratamiento, de esta forma mantendrá su sofá como nuevo mucho mas tiempo.

Es aconsejable para que la suciedad no penetre en los tejidos y alargue la vida de la tapicería y las espumas del sofá que semanalmente le quitemos el polvo ayudándonos de un aspirador, que con el juego de boquillas llegará a todos los rincones.

Si tiene alguna mancha localizada usar un trapo humedecido en amoniaco, en ese caso realizar movimientos circulares evitando empapar la tapicería y siempre de fuera de la mancha hacia dentro para evitar extender la mancha, en caso de no salir a la primera, dejar reposar y secar la tela "nunca secarla a la luz solar ni con un secador" y volver a intentarlo. (es recomendable hacer inicialmente una prueba en un lugar poco visible del sofá "parte baja de los cojines o trasera del sofá" para asegurarnos de que la tela admita este tipo de limpieza).

Si la mancha es grasienta, inmediatamente espolvorear encima de esta un absorbente como pueden ser los polvos de talco dejándolos actuar aproximadamente media hora antes de sacudirlos, al menos habrás conseguido que la tela no absorba una buena parte de la mancha.

Para las manchas de café o chocolate, se puede usar una mezcla de una parte de agua oxigenada de 20 volúmenes por cuatro de agua añadiendo una gotita de amoniaco.

Otra opción si el amoniaco deja cerco (cosa muy poco frecuente) es usar una espuma seca ateniéndose a las especificaciones en tiempo y proceso que marca el fabricante del producto.

Si los sofás son desenfundables, y siempre observando minuciosamente las características de limpieza señaladas por el proveedor de la tapicería, una vez al año lavar las fundas.

Normalmente todas las telas permiten lavarse en lavadora, pero la tela y las costuras de la misma sufrirán menos si las lavamos en la bañera con un detergente neutro.

Realizar el planchado de la tela a temperatura máxima de 110º C por el reverso.

Después de colocarlas en el sofá se recomienda un suave cepillado para reavivar lar textura y el color de la tela.

5- Alarga la vida del sofá.

Para alargar la vida de la tapicería es recomendable además:

Evitar la exposición directa a los rayos del sol, aunque las telas suelen tener una buena resistencia a la decoloración, los rayos del sol directos sobre cualquier tela acaban decolorando, si no es posible evitarlo, recomendamos que se elijan telas en colores crudos.

Elegir cuidadosamente la tela según el uso que le vayamos a dar al sofá, por ejemplo una tela con bordados queda muy elegante, pero si le vamos a dar mucho uso, la limpieza de este tipo de telas suele ser mucho más delicada.

Si tienes animales en casa y les permites subirse en el sofá, en ocasiones maltratan las tapicerías con las uñas, procura elegir telas resistentes.